3 de febrero de 2015

El armisticio




El viento de setiembre repite el último pedido
de mi hermano Iukev:
 —Voy a esconderme, Iashek, en tu casa,
en el ropero vacío;
solo necesitas traerme alguna vez
un poco de agua,
un trozo de pan
para sobrevivir.
Pero Iashek, nuestro vecino polaco,
guardó silencio. 

De los árboles caen muertas, junto con las hojas amarillas,
las últimas palabras de mi hermano.
Todos los roperos vacíos del mundo
tienen ahora sus puertas abiertas de par en par,
y esperan que mi hermano venga a beber agua y a comer pan.


Reizl Zhijlinski
Nacida en Polonia en 1910, en 1951 se radicó en Nueva York. 

1 comentario:

  1. Dios santo¡¡¡ qué poema, tan lleno de lanzazos directos al corazón...

    ResponderEliminar